El Holocausto

El destino de los judíos de Europa

El exterminio de los judíos de los Balcanes y Eslovaquia

Tova Mendel, con pañuelo en la cabeza y Salomon Findling (hombre alto detrás de Tova) y sus hijos Frederika, Helena, Mikulas e Israel junto a otros judíos al ser deportados el 23 de mayo de 1942 Tova Mendel, con pañuelo en la cabeza y Salomon Findling (hombre alto detrás de Tova) y sus hijos Frederika, Helena, Mikulas e Israel junto a otros judíos al ser deportados el 23 de mayo de 1942
Pulse para ver más fotos

Bulgaria

El 4 de  marzo de 1943 las autoridades búlgaras arrestaron a todos los judíos residentes en los territorios griegos y yugoeslavos anexados – Tracia y Macedonia respectivamente – y los trasladaron a dos campos de concentración. Después de algún tiempo los judíos de Tracia fueron llevados en furgones de ganado vigilados por policías búlgaros a la ciudad portuaria de Lom, a orillas del Danubio, y entregados a los alemanes. Allí fueron embarcados en cuatro barcazas con las cuales llegaron a Viena después de una travesía de diez días. De Viena fueron enviados al campo de exterminio de Treblinka.

Los judíos de Macedonia fueron concentrados en Skopje y despachados por tren a Treblinka. En total fueron deportadas 11.370 personas de los dos territorios mencionados.

Paralelamente las autoridades búlgaras comenzaron los preparativos para la expulsión de los judíos de Kyustendil. Al difundirse la noticia  del plan, se organizó un grupo de parlamentarios, líderes eclesiásticos y figuras públicas, con el propósito de ejercer presión sobre el rey y su gobierno para que sea cancelado.

El 24 de mayo de 1943 el plan de deportación fue suspendido. De esta forma 48.000 judíos búlgaros fueron salvados del exterminio.

Grecia

La expulsión de los judíos de Grecia se realizó en varias etapas. Después de las expulsiones de Tracia en marzo de 1943 comenzó la deportación de Salónica y sus alrededores que estaban bajo ocupación nazi. Esta acción se prolongó hasta mayo. Los judíos de Salónica fueron señalados con la estrella amarilla, humillados y sus bienes confiscados. Antes de la expulsión fueron concentrados en un gueto. Entre marzo y abril de 1943 y durante el verano de 1944 fueron deportados los judíos que se encontraban en los territorios que anteriormente había ocupado Italia y que pasaron a manos alemanas después de rendirse ésta a los Aliados. Cerca de 60.000 fueron asesinados - sobre una población de 77.000 judíos griegos -, la mayoría de ellos en Auschwitz – Birkenau.

Yugoslavia

Serbia, que formaba parte de Yugoslavia fue conquistada por los alemanes en abril de 1941. En julio estalló allí una rebelión popular.

El gobierno de ocupación hizo ejecutar a los varones judíos encerrados en campos de detención. La mayoría de ellos fueron asesinados durante los meses de setiembre a diciembre de 1941. Unos 8.000 mujeres y niños fueron concentrados en el campo de Saimiste cerca de Belgrado y asesinados durante los meses de marzo a mayo de 1942 en camiones de gas.

El gobierno de Ante Pawelic en Croacia – país independiente aliado de Alemania - procedió a organizar el asesinato de centenares de miles de serbios y opositores al régimen. En junio de 1941 comenzó la deportación de los judíos de Zagreb a campos de concentración.

Durante agosto fueron expulsados los judíos de Bosnia-Herzegovina y de la ciudad de Sarajevo. La mayoría fueron asesinados casi de inmediato.

En agosto de 1941 fue establecido el campo de Jasenovac, al sur de Zagreb,que se convirtió en el más grande del país. Allí fueron asesinados 25.000 judíos, centenares de miles de serbios, gitanos y opositores al régimen. Este campo fue liquidado en abril de 1945.

De los 80.000 judíos residentes en Yugoslavia fueron asesinados 66.000.

Eslovaquia

Eslovaquia, país satélite de Alemania, colaboró activamente con el plan de deportaciones al este. Los judíos eslovacos fueron los primeros en llegar a los campos de Majdanek y Auschwitz – Birkenau, a pesar de los valerosos intentos realizados por líderes judíos para salvarlos. Durante 1942 fueron deportados hacia el Este 58.000 judíos eslovacos. A fines de ese año se produjo una  tregua en las expulsiones hasta su reanudación en agosto de 1944, después de la rebelión eslovaca.

Cien mil judíos eslovacos fueron asesinados. Entre 25.000 y 30.000 sobrevivieron.