El Holocausto

Las etapas finales del Holocausto y sus secuelas

Secuelas

Boda de nueve parejas de sobrevivientes del Holocausto, Tesalónica, Grecia. Después de la guerra Boda de nueve parejas de sobrevivientes del Holocausto, Tesalónica, Grecia. Después de la guerra
Pulse para ver más fotos

Los dos millones de judíos que quedaron con vida en la Unión Soviética, los cientos de miles que se salvaron de algún modo, o subsistieron en los campos, trataron de encontrar algún familiar o amigo que sobrevivó las atrocidades.

Los remanentes de las comunidades judías salieron de los campos, los bosques y los escondites, y al regresar a sus hogares luego de la repatriación tuvieron que enfrentarse con la ira y la hostilidad de sus  antiguos vecinos. Muchos temían que los judíos regresaban para exigir la devolución de sus propiedades robadas. Cerca de mil supervivientes fueron asesinados por pandillas antisemitas en Polonia inmediatamente después de finalizar la guerra.

Muchos comenzaron a trasladarse al occidente. Algunos se establecieron temporariamente en las cercanías de la frontera germano – polaca y allí establecieron instituciones comunitarias que les ayudaron a prepararse para una nueva vida. Se fundaron hospitales que trataron a los sobrevivientes enfermos y agotados, guarderías infantiles, escuelas y granjas de capacitación agrícola.

Después de una etapa de recuperación continuaron hacia occidente y hacia el sur, en dirección a la costa italiana.  Los remanentes, “sheerit ha-pletá” en hebreo, exigieron el derecho a la emigración libre, particularmente a la Tierra de Israel. El Joint Distribution Committee extendió su ayuda a los desplazados en foma de alimentos y ropas y la subvención de las actividades educativas y la inmigración clandestina a la Tierra de Israel ( la “Brijá”). Alrededor de un tercio de los desplazados judíos emigraron a los Estados Unidos, Canadá, Australia y países latinoamericanos.

Al finalizar la guerra los países aliados, en especial los Estados Unidos, reunieron decenas de miles de sobrevivientes en campos situados en Alemania, Austria e Italia. Con la ayuda de la “Brijá” se sumaron a ellos muchos miles más de repatriados que habían regresado de la Unión Soviética. Hacia fines de 1946 sumaban 250.000 personas que lograron organizar en los campamentos una vibrante y multifacética vida judía, en educación, cultura, religión y política.

Durante la guerra los Aliados habían expresado su intención de procesar a los responsables de crímenes contra la humanidad. Al finalizar la misma los Estados Unidos, la URSS, Gran Bretaña y Francia  constituyeron el Tribunal Militar Internacional que fijó los criterios jurídicos para el enjuiciamiento de criminales de guerra. El deseo de acentuar  la dimensión universal de los crímenes nazis hizo incluir el exterminio de los judíos y de otras naciones dentro de la categoría de crímenes contra la humanidad. Los juicios se llevaron a cabo en la ciudad alemana de Nuremberg y el más importante fue realizado contra 22 de los jerarcas más importantes del régimen nazi. Entre 1945 y 1949 fueron enjuiciados 31.651 criminales de guerra nazis, de entre los centenares de miles que actuaron durante la guerra.

En esa misma época el pueblo judío luchó contra la política enunciada en el “Libro Blanco” del gobierno británico que limitaba drásticamente la emigración judía a la Tierra de Israel. Cerca de 70.000 sobrevivientes del exterminio se abrieron camino clandestinamente en barcos desvencijados entre 1945 y 1948. Los británicos respondieron con la internación en Chipre de 52.000 de los refugiados que fueron capturados. El Joint y emisarios del movimiento sionista extendieron ayuda a los detenidos en Chipre y constituyeron un puente entre éstos y la Tierra de Israel.

El 29 de noviembre de 1947 la Asamblea General de las Naciones Unidas decidió finalizar el Mandato británico por medio de la partición de Palestina y el establecimiento de un estado judío y otro árabe en ese territorio. Al día siguiente estalló la Guerra de Independencia de Israel. Sobrevivientes de los campos de concentración y exterminio tuvieron un papel importante durante la misma. Casi la mitad de las fuerzas combatientes de Israel, en la segunda fase de la guerra y después de la creación del Ejército de Defensa de Israel, y un cuarto de los caídos en la guerra eran sobrevivientes del Holocausto.